Con el aumento de nuevos vaporizadores portátiles que contienen funciones de alta tecnología como la conectividad Bluetooth (¡hola Davinci IQ y PAX 3!), potentes baterías de litio y uso de materiales aeroespaciales, es fácil olvidarse de un nicho específico en el mundo de la vaporización: los vaporizadores portátiles alimentados con llama. Como su nombre indica, estos vaporizadores se basan en una llama real como fuente de calor en lugar de una batería y un calentador electrónico.

¿Vaporizar con una llama?

Mientras que la mayoría de los vaporizadores son eléctricos, y utilizan una batería para convertir la energía en el calor que se requiere para vaporizar tu hierba favorita (generalmente a temperaturas entre 170 y 220°C), los dispositivos de llama utilizan el calor de una llama de un encendedor regular o de algo más potente como un encendedor-antorcha. Sin embargo, si la llama tocar directamente la hierba, esta se quema y por eso la calefacción tiene que ser indirecta, y se usa la llama para calentar un material y tirar este aire caliente a través de tu hierba (calentamiento por convección). Dicho esto, la combustión puede todavía ocurrir cuando el calor se aplica por tiempo prolongado, así que es importante utilizar siempre la técnica correcta.

Y mientras que estos vaporizadores no son ciertamente para todos, hay algunas ventajas claras en estos vaporizadores "básicos" alimentados por llama.

1. En cualquier lugar y en cualquier momento

Con una batería agotada y sin tomas de electricidad a tu alrededor, tu vaporizador de baterías se vuelve prácticamente inútil. Si las baterías de tu vaporizador se pueden quitar y reemplazar, se puede evitar esto problema si tienes una batería adicional, pero con muchos modelos populares que no ofrecen esta posibilidad, un banco de energía o toma de corriente es una necesidad básica para seguir vaporizando una vez que te hayas quedado sin la inicial carga. Aunque, por supuesto, es posible quedarse sin gas en tu encendedor, hay generalmente la posibilidad de que alguien en tu alrededor tenga un mechero.

2. Bajo costo

Como el diseño de estos vaporizadores de llama es a menudo más sencillo que el de un vaporizador electrónico avanzado (que contiene una batería, un sistema de calefacción sofisticado, un camino de calefacción, etcétera), la mayoría de las unidades basadas en llama cuestan alrededor o incluso por debajo de 50 euros. Algunas personas incluso los utilizan como vaporizadores desechables, por ejemplo cuando viajan a un país extranjero.

3. Sabor

Debido a la ausencia de plásticos y componentes electrónicos, los vaporizadores alimentados con llama son conocidos por producir vapor puro y excelente sabor. La mayoría de estos modelos se construyen utilizando principalmente materiales naturales o inertes, como vidrio, cerámica y madera.

5 vaporizadores portátiles populares alimentados con llama

VapCap (€39 - €159)

El VapCap (de DynaVap) es un producto relativamente nuevo en la escena. Fabricado en los EE.UU., el VapCap está disponible en varios materiales, con precios que van desde 39 euros para elVapCap original de vidrio, hasta 159 euros para el solido (OmniVap) de titanio, con el VapCap M ofreciendo el mejor valor (y siendo por eso el VapCap que más vendemos). Lo que es original y único en el VapCap es que hace un clic cuando el material ha alcanzado la temperatura deseada. El siguiente vídeo muestra el método de calentamiento:


DynaVap tiene una gran base de usuarios dedicados que elogian los productos VapCap por su facilidad de uso y excelente calidad de vapor.

Echa un vistazo a todos los modelos VapCap

VaporGenie (€ 49,50)

Un clásico de todos los tiempos, el VaporGenie en forma de pipa ha existido por casi 10 años. Con un sistema de filtro inteligente (patentado), el VaporGenie se calienta aplicando una llama al filtro (pero sin tocarlo!), transportando el aire caliente a través de tu hierba, permitiendo una sublime vaporización por convección. Mientras que esto requiere un poco de técnica al principio, mucha gente prefiere los elegantes y asequibles de VaporGenie sobre los modernos vaporizadores portátiles de hoy alimentados con baterías.

Ten en cuenta que el VaporGenie funciona mejor con un encendedor regular.

Pide el VaporGenie Clásico

Vapman (€80)

El Vapman es un vaporizador de bolsillo suizo hecho a mano y de alta calidad que se utiliza mejor con un encendedor-antorcha. La cáscara externa dura en forma de huevo protege el Vapman de cualquier daño y choque. Los componentes internos son inteligentemente diseñados, aplicando una combinación de convección y conducción para una producción óptima del vapor.

Pide el Vapman

Vaponic Plus (€79)

Vaponic Plus es un vaporizador portátil de vidrio súper pequeño y furtivo, fiable y bien pensado que está construido sólo con materiales de la más alta calidad (vidrio de boro-silicato, acero inoxidable y silicona de grado médico). Como resultado, el vapor del Vaponic es extremadamente sabroso.

Mientras que hay una ligera curva de aprendizaje para obtener las nubes más satisfactorias de vapor con tu Vaponic (básicamente el tiempo necesario para calentar la pieza de vidrio), vale la pena invertir el tiempo para familiarizarse con su uso.

Pide el Vaponic Plus

La versión clásica del Vaponic (sin el contenedor de madera) está disponible por solo €39.50.

Novedad: vaporizadores Sticky Brick

Otra reciente adición a la gama de vaporizadores con llama son los vaporizadores Sticky Brick. Disponibles en varios modelos y tipos de madera, estos vaporizadores hechos a mano son simples por su diseño pero increíblemente eficaces y ampliamente promocionados por el vapor grueso y sabroso (convección). ¡Sin duda merece la pena echarle un vistazo!

Echa un vistazo a los vaporizadores Sticky Brick


Observaciones

=